Habitando el Pacífico

Coquí es un corregimiento que se encuentra ubicado en el Pacífico Colombiano. En este lugar se puede sentir la generosidad de la vida a través de la selva, el río y el manglar, ese vientre fértil en el que todo lo posible se fecunda y del que se alimenta el vasto mar. La geografía de la región Pacífica es difícil de transitar, es como si el destino de esas tierras fuera el de no ser habitadas por la humanidad. Así mismo, es la muestra de que todo lo probable es posible. En este paraje que tiene de trasfondo la Serranía del baudó  los seres son fuertes y se mueven por una chispa vital. Se siente la resonancia del existir no sólo en este espacio físico sino en un universo más amplio y diverso que su mismo mar.

La humedad de la tierra genera una sensación particular en el cuerpo y esa sensación esta acompañada por un cielo brumoso, nublado, que no permite ver más allá. El cielo es un espacio melancólico y absoluto en el que se percibe la fuerza del mundo. La niebla es el presagio de la lluvia que viene acompañada de los truenos, ondas de choque que con gran cantidad de calor llegan para mezclarse con el aire frío; es la analogía del cuerpo mismo que busca sus balances entre todos sus humores, es la lucha misma de encontrarse.

Las plantas de Coquí son la fuente de vida, permiten la subsistencia de los que allí habitan, pues brindan desde sus ecosistemas de selvas, manglares y zonas costeras la posibilidad de curar el cuerpo y generar bienestar desde la eliminación de los excesos. La cura del cuerpo con plantas medicinales es un conocimiento que llegó con los primeros pobladores del corregimiento. Doña Eva Bonilla, mujer de 82 años, cuenta que no se puede habitar una tierra sin cultivarla. La tierra provee todo lo que el ser humano necesita. Cada casa tiene una huerta asociada y es denominada azotea. Hay tantos recipientes como distintos tipos de plantas, la recursividad lo es todo. En estos patios se crean pequeños mundos que albergan plantas alimenticias, aromáticas y mágico-religiosas.

IMG_4411 2

En la azotea las plantas siempre están dispuestas con tanto cuidado, que es imposible no sentir la pureza del alimento en el paladar. Todo es fresco y nutritivo. Ellas crecen entre los arrullos de las mujeres que en luna menguante siembran semillas en tierra hormiga[1] traída del monte, tierra natural[2] y tierra hojarasca[3]. Los ojos que plantan, luego ven crecer raíces, las manos las recolectan para que en fogones hagan parte de guisos, sopas, tomas y hervores.

El sistema médico de los que habitan Coquí, es el reflejo de la relación de los pobladores con su territorio. Esta amplia geografía esta pensada a partir de zonas térmicas que al igual que los órganos del cuerpo responden a lo caliente, lo tibio, lo fresco y lo frío. Para que el cuerpo esté sano, las temperaturas deben estar en balance, en el cuerpo humano la sangre y la esperma son conductoras de energía que se asocian con lo caliente así como también el corazón y el cerebro, mientras que otros órganos como el útero y los pulmones, se asocian con lo frío. Las temperaturas se manifiestan en energías perfectas pero al mismo tiempo volubles y cambiantes. Son resonancias de un sistema inmenso terriblemente bello.

IMG_4126 2

La enfermedad o desbalance en el ser humano se hace perceptible a través de los cambios de los humores. La bilis, el cólera, la orina, el sudor, la saliva, el semen y la sangre, son alertas que demuestran que hay trastornos. Los cambios pueden ser sutiles en el color, olor y viscosidad de los flujos. Estas alteraciones se pueden agravar o depurar debido a la influencia de la naturaleza; es más grande y fuerte que el ser humano, su poder es total.

La relación de los cuerpos de las mujeres con el entorno es muy particular. Los espacios de esta geografía tienen una conexión íntima que permiten o niegan la posibilidad de fecundar, que enferman o mejoran en el ciclo menstrual. La selva y los lugares húmedos como el manglar, el rio y el mar son los que despiertan la sensibilidad femenina. Las corrientes de agua depuran y limpian. Son poderosas. Pueden causar pasmos[4], enfriar los embarazos e incrementar los cólicos. Hay actividades como la pesca, el despiangüe[5] y los baños en los ríos que pueden enfermar.

La recolección de tierra hormiga, frutos y fibras para hacer tejidos en la selva también son de cuidado para la mujer. La selva es tremenda, su dominio es inimaginable porque en la selva todo crece, es vasta, hogar de todo lo vivo. Los seres que circulan por ahí pueden influenciar para mal o para bien el cuerpo. Todo allí es virgen, poderoso y húmedo.

IMG_4159.jpg

Para curar a la mujer hay diversos bebedizos, estos generalmente están hechos con plantas calientes las cuales tienen facultades antisépticas, como el clavo, la canela, el jengibre, la pimienta, la uchuna, el anís, la albahaca negra, la concha de guayaba, la pegapega y la miel de panela. Estas se pueden mezclar con una bebida alcohólica, destilada artesanalmente denominada viche[6] dependiendo de la enfermedad. Las tomas de estos bebedizos se asocian con algunos rituales de baño y están influenciados por la luna, la energía del día y la noche.

En la mayoría de las casas se encuentran sembradas las plantas necesarias para curar a toda la familia. Hay descansé chiquito y grande que sirve para la desinflamación y para el cuidado de los niños, santa maría boa para el dolor de cabeza, el limoncillo y la limonaria para limpiar el estómago, la escubidilla para la compostura[7], la esbaratadora y pegapega para sobar, el llantén para la gastritis. Hay otras plantas más poderosas que no deben ser vistas ni tocadas por desconocidos, porque la energía de esos cuerpos pueden hacerlas perder su poder curativo.

IMG_4535

Además del poder de la naturaleza y sus plantas, existen energías de espíritus y humanos muy fuertes que rápidamente pueden enfermar, generar malestar y tristeza. Los niños que poseen más pureza, son altamente influenciables y a quienes les da con facilidad el mal de ojo. Este malestar solo puede ser curado por un rezo de una persona que tenga la facultad de comprender y transitar entre los distintos planos del universo.

En la ruta del manglar, se encuentra el cementerio, lugar sagrado en el que reposan los ancestros. Este es un espacio que contiene una carga energética muy fuerte. En este lugar están enterrados no sólo cuerpos, sino todas las experiencias, anhelos y sueños de muchos que ya no habitan este espacio y de otros que aún se encuentran apegados a ese suelo, al mangle y al mar. La noche es cuando este espacio representa mayor poder energético y es capaz de enfermar a un niño, causarle tristeza y miedo a los hombres y producir en las mujeres embarazadas dolores, un mal parto y el desamor.

En el Pacífico colombiano, cohabitan todas las fuerzas y estas son tenidas en cuenta en la cotidianidad. Allí se cree en el poder del espíritu y la naturaleza para curar y para prevenir el mal, hay muchas posibilidades de enfermar, pero la mente tiene un vigor sobrenatural que logra blindar el cuerpo, que logra prevenir el mal porque donde hay fortaleza y buenos pensamientos, nada malo puede habitar.

A mis amigos de Coquí.

Fotografías por: Juan Felipe Ríos  https://www.behance.net/gallery/61195125/Coqui-Choco-2017

Bibliografia

Bonilla Caceres, E. (2017, Junio 25). Plantas medicinales de Coquí. Plantas medicinales de Coquí. (A. Salamanca Osorio, Interviewer) Salamanca Osorio, Alejandra. Coquí.

Quinlan, M. B., & Quinlan, R. J. (2007). Modernization and Medicinal Plant Knowledge in a Caribbean Horticultural Village. Medical Anthropology Quarterly , 21, 169-192.

Harris, S., & Hsu, E. (2010). Plants, Health and Healing: On the Interface of Ethnobotany and Medical Anthropology. Retrieved junio 30, 2017, from Jstor: http://www.jstor.org/stable/j.ctt9qd57k

Matapí Yucuna, U., Santacruz, I. M., Pérez Salinas, M., García Moreno, C., Rodríguez Gómez, R., & Martínez, G. Plantas y territorio en los sistemas tradicionales de salud en Colombia (Vol. 2013). (C. A. Vásquez Londoño, & S. Restrepo Calle, Eds.) Bogotá, Bogotá D.C, Colombia: Instituto Humboldt Colombia.

Savia Colección. (2015). Inventario botánico colombiano: Savia Pacífico . (A. M. Cano, & H. Rincón, Eds.) Medellín, Antioquia, Colombia: Grupo Argos.

Zuluaga, G. (2000). PLANTAS MEDICINALES: ECOLOGÍA Y ECONOMÍA. (U. d. Rosario, Ed.) Bogotá: Universidad del Rosario.

[1] Tierra abonada por las hormigas.

[2] Tierra sin abono.

[3] Tierra que contiene los nutrientes de las hojas.

[4] Calambre o dolor, en ocasiones puede impedir la respiración y el habla.

[5] Actividad asociada a la recolección de la piangüa (bivalvo) en el manglar.

[6] Bebida artesanal derivada del jugo de la caña de azúcar.

[7] Para sanar una fractura o el dolor de un hueso.

El Bálsamo

Erasmo es un campesino de la vereda El Bálsamo en el departamento de Bolívar, Colombia. Nació el 11 de enero de 1958, tiene 58 años y 5 hijos. El Bálsamo es una tierra árida y difícil de andar, no sólo por la presencia constante del sol y la ausencia del agua, sino por los espacios abandonados que ha dejado la violencia en el paisaje. Hay muy poco verde, mucha tierra amarilla y hormigas que como mares se apropian del espacio, caminan, se mueven. Desde que era pequeño,Erasmo ha visto esa tierra, los distintos colores y plantas que de ella han brotado. Él siente a su terreno maltratado y sueña que pronto de su tierra pueda salir agua y pasto, mucho pasto para tener crías de ganado bovino, cerdos, gallinas y un riachuelo con ranas y peces.

Erasmo disfruta hacer diferentes actividades. A él le gusta “ser organizado y trabajar con técnica”, ríe mucho y dice que goza viviendo en el campo. En sus tiempos libres y cuando cultiva le canta a la tierra, la consiente y le improvisa versos de amor, de dolor, de lo que siente cada día. A él también le gusta inventar herramientas y utensilios para su trabajo y para el hogar. Lo que más disfruta en la vida es observar y sentir en sus manos la naturaleza, admirar la belleza de las mujeres y de vez en cuando, especialmente cuando hay clima fresco, le gusta tomarse unos tragos.

Para Erasmo, los aprendizajes que ha tenido en la vida, están llenos de la presencia de su mamá, una mujer dulce y fuerte, que desde que era pequeño lo asombraba porque siempre encontraba comida para alimentarlo a él y a sus once hermanos. Al verla entregando tanto amor, la responsabilidad y solidaridad fueron valores que se ataron como raíces espesas a su vida. De su mamá también aprendió muchas cosas prácticas como a “querer a los hijos y a ciertos animales que pueden ser difíciles de criar como las gallinas”. Por otro lado, recuerda a su padre como un hombre duro, del cual adquirió la experiencia de labrar la tierra y el conocimiento de un universo práctico en el que se desdibujan los límites entre lo físico, lo natural y lo místico. Erasmo entiende a su territorio como parte de sí mismo, como si cuando hubiese nacido, su madre hubiese parido también esa parcela, ese pasto, ese chorrito de agua, ese cielo. Para poder trabajar el campo, uno tiene que sentirlo, “conocer los ciclos de la luna, lidiar con las vacas, las mulas y los cerdos, conocer y recoger todas las semillitas que salen por ahí, en cualquier rinconcito”.

La vida en el campo para Erasmo no sólo se trata del cultivo y de los animales sino también de los hijos. Él quiere que ellos aprendan muchas cosas, por esa razón se ha dedicado a enseñarles por igual a: “hacer un arroz con ajo, unas sopas variaditas con hueso, el famoso guiso de gallina, a preparar la yuca y el ñame, entre todo eso también a ser respetuosos, el conocimiento de la siembra y el cuidado de los cultivos”. Él ve representado su trabajo como padre y como agricultor en la mesa, porque algo que le gusta hacer a Erasmo es comer, pero comer en abundancia, especialmente cuando se trata de pescado en viuda con yuca cocida, de mazamorra de maíz verde, de dulce de leche y de chicha.

Pero hay algo más que define la existencia de Erasmo como sujeto en el mundo y ese algo es la cacería. Desde que era niño sintió ese impulso, esa necesidad animal que le pasó su padre en la sangre. La cacería para Erasmo no se define, pero está ahí con su espíritu y con el espíritu de muchas personas de su región, ya que es practicada por muchos hombres y algunas mujeres. Esta actividad determina la forma en la que se entiende y se recorre el espacio, también la historia de los individuos, de los animales y de las familias. Todos vivos, todos cazados, todos amputados de alguna forma por el acto mismo de existir. “Hubo un tiempo en el que la cacería disminuyó mucho, pero cuando empezaron los desplazamientos y la violencia en la región, la cacería se convirtió en la fuente de subsistencia para muchas personas, porque uno se movía sin nada, uno estaba con una mano adelante y la otra atrás”.

Antes la cacería se trataba de diversión, respeto, maestría y buena ejecución.Ahora es eso, y también la necesidad y el desespero. Pero fuera de la subsistencia y la violencia, para Erasmo la cacería es algo maravilloso que implica mucho respeto y fortaleza de espíritu, porque de ninguna forma la carne se puede corromper y solo se corrompe cuando se le da mala muerte al animal, se hace de forma equivocada o cuando la persona está débil de espíritu y contagia a la naturaleza de ese mal.

Para hacer una buena cacería hay muchas técnicas que se pueden implementar.Por un lado está la cacería diurna que se practica en grupo, de la cual Erasmo no es un gran admirador, y por el otro la cacería nocturna, la cual se practica individualmente con la ayuda de una linterna. Bajo ninguna circunstancia la cacería es una actividad azarosa, esta debe realizarse con perfecta sincronía. Erasmo siempre piensa antes de cazar en qué parte del monte debe buscar el animal y con qué herramientas se va a ayudar.

Dentro de la cacería los perros cumplen un papel fundamental y cada uno de ellos tiene una característica y un gusto en particular. Para Erasmo, los perros son en cierta medida como los hombres: “hay unos que les gusta el saíno, otros el venado y a otros que les gusta todo”. Estos actúan desde la experiencia y desarrollan sus gustos. Desde que los perros están pequeños se empiezan a llevar de cacería y cuando se caza el animal entonces se les da una porción de esa carne. Ellos la huelen, todos sus sentidos se disparan y la engullen siempre queriendo más. La adicción por la carne es tal que el perro, al igual que el humano, anhela y lucha por alcanzar ese premio que está ahí escondido entre la espesura del bosque. El perro como el humano, con los años se va volviendo un mejor cazador, porque predice a su presa, porque entiende como funciona la muerte. Los perros como los hombres también se extravían y de alguna forma pierden sus sentidos, se dejan llevar por el miedo y, cuando esto sucede, entonces hay que curar el vicio y sacar la corrupción. La forma de curar al perro del miedo según Erasmo, es dándole un remedio que se hace con la raíz del árbol cachito: esta se muele y se le da en la comida sin que el perro se dé cuenta y en pocos momentos quedará aliviado para volver a cazar. Pero en el humano, no hay remedio que valga si este no reconoce su mal. Cuando la persona entiende la enfermedad, entonces la cacería vuelve a ser útil y no es por el hecho de que el hombre vuelve a ingerir la proteína y los nutrientes del animal sino porque las partes del animal muerto pueden ayudar a sanar.

Cuando una persona tiene asma entonces se utiliza la manteca del armadillo, el cacho de venado para el pasmo[1] y la guartinaja para hacer una contra para el veneno de la serpiente.

Pero para Erasmo ni siquiera la cacería puede recompensar el dolor de sus pérdidas, porque aunque ayuda a moldear el espíritu, “hay algo en esta tierra que pervierte, porque no es posible tanto dolor, tanto sufrimiento que ha visto recorrer la vereda El Bálsamo”.

Este es un homenaje al talante y fortaleza de Erasmo que representa a los campesinos de los Montes de María y al trabajo de Adriana Bonfante de la Fundación Semana y a Klaudia Cárdenas, amiga e investigadora  del proyecto “Historías junto al fogón” desarrollado en el 2015.

[1] Cuando una persona se tulle* o se encalambra.